Standard post

Quienes Somos

Desde hace 40 años, el Centro Privado de Radioterapia Río Cuarto S.A. brinda servicios médicos de excelencia con calidez y absoluta dedicación a pacientes con cáncer.

El liderazgo tecnológico, la modernización continua de su infraestructura y la capacitación permanente del equipo de profesionales, ha ubicado al Centro Privado de Radioterapia Río Cuarto S.A. como una de las instituciones médicas especializadas en Radioterapia de mayor prestigio.

Contribuir a mejorar la salud de las personas brindando atención confiable y personalizada, es el objetivo permanente de todo el equipo de profesionales.

Nuestras Fortalezas

El Centro Privado de Radioterapia Río Cuarto S.A. tiene su origen en el año 1978, comenzó siendo el Consultorio de Radiología y Radioterapia del Dr. Jorge Osvaldo Sar. Desde su inicio el Dr. Sar ha liderado la radioterapia en el sur de la provincia de Córdoba, extendiendo su influencia a provincias vecinas. Esta tarea fue realizada bajo los siguientes principios rectores que hoy conforman nuestras fortalezas:

  • Brindar tratamientos médicos de alta complejidad de acuerdo a los últimos avances tecnológicos en radioterapia.
  • Promover el trabajo en equipo con profesionales multidisciplinarios de excelencia.
  • Ofrecer un ámbito de investigación y desarrollo a los profesionales, garantizando la revisión y actualización de conocimientos, procesos y tecnología.
  • Controlar responsablemente el funcionamiento y dosimetría de equipos a fin de asegurar la calidad dentro de los parámetros establecidos, mediante calibraciones y ajustes realizados por personal interno y organismos oficiales de control, tales como el Ministerio de Salud y la Comisión Nacional de Energía Atómica.
  • Cumplir con los protocolos de garantía de calidad, teniendo en cuenta las recomendaciones del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) expuestos en foros de discusión nacionales e internacionales.
  • Capacitar continuamente a médicos, físicos, técnicos en radioterapia y otros profesionales de la salud, no sólo en la formación profesional sino también en el desarrollo de una visión integral de la persona.
  • Acompañar y contener al paciente y su familia en el proceso de cura, combinando el tratamiento médico y psico-oncológico con otras intervenciones corporales y mentales que evidencian mejoras significativas en la calidad de vida y en la reducción del estrés.
  • Invertir en la innovación tecnológica e infraestructura para ofrecer las mejores técnicas disponibles buscando, de esta manera, reducir los efectos adversos de los tratamientos.
Estos principios continúan orientando nuestro camino, dando sentido a nuestra esencia y fortaleciendo nuestra identidad.

Infraestructura

El gran desafío que tiene hoy el Centro Privado de Radioterapia Río Cuarto S.A. consiste en la modernización continua de su infraestructura y en la adquisición constante de equipamiento tecnológico para poder brindar la mejor atención a sus pacientes, desarrollando las mejores prácticas médicas disponibles a nivel mundial. Motivo por el cual, la inversión constante en infraestructura y tecnología constituye un pilar fundamental en la filosofía de la institución.

Nuestro Centro dispone de dos aceleradores lineales, uno de ellos trabaja de manera conjunta con un tomógrafo computado instalados en un mismo recinto y compartiendo la camilla de tratamiento. Esto permite la implementación de una de las técnicas más avanzadas, la Radioterapia Guiada por Imágenes – (IGRT- IN ROOM CT). Se utilizan imágenes de alta resolución para localizar la ubicación y el volumen del tumor y a su vez ajustar la posición del paciente para lograr la máxima precisión al momento de la aplicación

Asimismo, poseemos nuestro propio TALLER DE MECANIZADO DIGITAL para la provisión de instrumental médico específico. Con esto, logramos optimizar los tiempos en la preparación y planificación de los tratamientos.

¿Por qué la hoja de GINGKO BILOBA en nuestro logo?

El Ginkgo Biloba es un árbol originario de China, es la especie más antigua que se conoce (270 millones de años), sus características son: su belleza, sus poderes medicinales, su fortaleza y longevidad (llegan a vivir unos 3.000 años).

Cuando Japón sufrió el bombardeo nuclear a Hiroshima y Nagasaki, el Ginkgo fue la única especie que logró sobrevivir sin sufrir daños ni alteraciones en su crecimiento, tan es así, que el templo de Housenbou fue reconstruido alrededor de uno de los Ginkgos sobrevivientes, por esta razón, la gente lo empezó a llamar el árbol de los deseos o de la esperanza.

El escritor y filósofo Johann Goethe, le escribió un poema a una mujer, haciendo un paralelismo entre el aspecto dual de la hoja del Gikgo y su amos no correspondido. La artista plástica Yoko Omo (viuda de John Lennon) plantó un Ginkgo en la ciudad de Detroit (USA) a modo de esperanza para mejorar el futuro, ya que la tradición cuenta que hay que tocar su corteza y pedir un deseo.

Si bien nuestro servicio médico, más la tecnología de última generación utilizada, parece no tener ninguna relación con el Ginkgo, nosotros no sentimos totalmente identificados con este, cuyas bondades y leyendas representan por completo el espíritu de nuestra institución.